POR QUÉ REPRESENTAR A PAUL KLEE

•24 octubre 2009 • Dejar un comentario

El color me posee, no tengo necesidad de asirlo, sé que me posee para siempre; ésta es la revelación de la hora feliz: el color y yo somos una sola cosa. Soy pintor.

Paul Klee

 

 

La elección de la obra “Cuadro mural” del pintor suizo Paul Klee como modelo para la creación de este tapiz colectivo reafirma la relación profunda que existe entre la tradición textil y la tradición pictórica.

En el taller de telar artístico que imparto hay diferentes técnicas que voy enseñando. Una de ellas, fundamental para el tapiz, es la  de unión en reps de trama. Para enseñarla, al principio utilizo composiciones simples con figuras geométricas elementales, como cuadrados y rectángulos. El desafío que implicaba la realización de un gran tapiz colectivo, me llevó a elegir como modelo la obra de Paul Klee “Cuadro mural”, por la simplicidad de sus formas y la gran belleza que le otorga la magistral combinación de variados matices de color rojo que en él se encuentran. El teñido de las lanas fue regido por la observación detenida del cuadro de Klee. No se trataba de una simple traslación, como en el caso de un mostrario de colores. Fue necesario reinterpretar cromática y formalmente la obra de este artista, en términos del lenguaje del tapiz y de las técnicas textiles utilizadas en el taller.

CUADRO MURAL

Es notable el hecho de que la obra de Klee se llame “Cuadro mural” y sus medidas sean 21 x 55 cm. Esto nos lleva a considerar, por una parte, el carácter irónico de la obra y, por otra, la gran conexión del artista con los proyectos textiles en la Bauhaus, donde él impartía clases de color.

Este tapiz es fruto del trabajo colectivo de alumnas y alumnos de seis talleres diferentes. Creo haber logrado transmitirles a todos la noción de trabajo conjunto a pesar de la gran fragmentación que su factura implicó. Para ello realicé la división del tapiz en cuadrículas y teñí las lanas con la totalidad de los colores requeridos, asignándole a cada uno un código. Luego le entregué a cada persona el plano del segmento que debía tejer y la lana necesaria para ello, mostrándole siempre su integración en la totalidad del tapiz.

En este camino que hemos recorrido juntos, no sólo nos hemos encontrado como tejedoras y tejedores de telar, sino que aprendimos que siempre es posible descubrir nuestras capacidades, que a veces están dormidas o creemos que no existen, si estamos atentos a abrirnos a la creación y a las demás personas.

Creo que todos de alguna manera hemos emprendido un vuelo y esta experiencia no será fácil de dejar atrás.

Quiero destacar la solidaridad que ha existido entre todos, lo que ha  convertido a los talleres en un verdadero equipo de trabajo, comprometido con una meta común.

Espero finalmente que este trabajo contribuya a aumentar vuestro conocimiento del trabajo textil y constituya una fuente de placer y enriquecimiento cultural y espiritual.

Marcela Polloni

SE VIENE LA MUESTRA ANUAL

•24 octubre 2009 • Dejar un comentario

Marcela Polloni y las alumnas de su Taller de Telar Artístico presentarán en una exposición colectiva,  los trabajos realizados a lo largo del año y que sintetizan lo que fue una aventura individual en el logro de nuevos aprendizajes y una apertura a la expresión creativa.

La artista Marcela Polloni desde sus comienzos orientó su vocación al telar basado en la técnica sueca. El telar europeo funciona con peines, a diferencia del telar clásico latinoamericano de origen indígena. Aunque sus estudios estaban orientados a la decoración de interiores lo que ella quería estaba relacionado con las artes.

 Dandole forma a la reproduccion

Dandole forma a la reproduccion

Su oficio ha sido compartido con clases particulares de esta maravillosa técnica. Ha compartido sus conocimientos con público completamente heterogéneo, sacando el potencial creativo que cada alumno lleva en su interior. Ser capaz de ver en cada persona un potencial artista, sacar aquello que está incrustado en la mente de cada uno y traducirlo en arte es  una de las tantas cualidades que destaca de manera especial a Marcela Polloni.

El grupo de 24 participantes formado por seis diferentes talleres expondrá un gran tapiz de 1,40 m. por 3.20 m. basado en la obra “Cuadro Mural” del artista Paul Klee. El mural está compuesto por un conjunto de fragmentos individuales, obteniendo como resultado la unidad de todas las alumnas y alumnos involucrados. Además, en la muestra, cada uno presentará un trabajo individual con la aplicación de diversas técnicas adquiridas durante el año. Cabe destacar la participación en este evento, de dos jóvenes artistas visuales Loreto Undurraga y Nicolás de la Puente.

manos creadoras

La muestra se inaugura el día sábado 21 de noviembre y estará abierta al público hasta el 28 de ese mes en el Auditorio de La Fundación Clodomiro Almeyda, calle Ernesto Pinto Lagarrigue 183, Barrio Bellavista.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.